Monday, May 23, 2005

 

Comentario de Mario Wainstein, AURORA 25.11.2004

Una obra que será infaltable en la biblioteca judía
Imprescindible para cumplir el ``No olvidar”´´
Por Mario Wainstein
Shoá; enciclopedia del Holocausto.
Versión traducida, ampliada y revisada de Robert Rozett y Shmuel Spector (reds.). Encyclopedia of the Holocaust.
Dirección de redacción, Dr. Efraim Zadoff.
Asesor académico, Prof. David Bankier.
E.D.Z. Nativ Ediciones, Jerusalén 2004, 572 + XII págs.
Adquirible en E.D.Z. Nativ Ediciones,
POB 23526 Jerusalem 91234,
Tel. 02-5865596, Fax. 02-5860829.

Este monumental libro en formato grande de álbum está destinado a convertirse en el vademécum -ese libro que solían llevar los médicos en su valijita y que resumía en forma concisa y clara la totalidad de los medicamentos y para qué servían- de todos los que quieran tener a su alcance en forma rápida el significado y alcance de algún término vinculado al Holocausto, es decir, a la masacre de seis millones de judíos a manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.Y hasta es probable que cumpla una función incluso más abarcativa.El libro está dividido en dos partes. La primera, de 112 páginas, contiene nueve ensayos sobre la Shoá o en torno a ella, y brinda el marco histórico adecuado para la comprensión histórica del Holocausto en su exacta dimensión.Los ensayos son variados y no todos tienen el mismo valor. Ni siquiera obedecen a una misma línea de pensamiento historiosófico. Básicamente, los ensayos abarcan tres aspectos: los judíos en Europa y la destrucción de ese judaísmo, el nazismo y su ideología, y la postura de los aliados frente al Holocausto.En este último tema, el ensayo central pertenece a David Siberklang y parece ser mucho más comprensivo para con la indolencia aliada, que lo que surge después, en la consulta de algunos de los tópicos de la Enciclopedia.Es así que en el término enciclopédico Estados Unidos de Norteamérica”, por ejemplo, se acusa a ese país en forma tajante de una política deliberadamente pasiva con respecto al Holocausto, afirmando que Franklin D. Roosevelt, que contaba con el apoyo de la mayoría de los judíos norteamericanos, no estuvo dispuesto a permitir que la guerra contra los alemanes fuera presentada como una batalla por salvar al judaísmo europeo” y por eso se negó a bombardear las vías férreas que conducían a Auschwitz.Esto no quiere decir que el ensayo eluda la información. Por el contrario, ésta es copiosa y exacta. Pero precisamente debido a la profundización, llega a la raíz del dilema, al menos tal como alegaban los aliados, que al ser presentado con honestidad deja de ser una excusa para quedar a juicio del lector en cuanto a validez. De manera que incluso en un caso tan patético como el de la Shoá, el historiador encontrará diferentes puntos de vista.En esos ensayos preliminares ocupa un lugar de privilegio el de Haim Avni, titulado ``Los países de América Latina y el Holocausto´´. Obviamente, se trata de un ensayo que no existía en el original en inglés, porque una enciclopedia del Holocausto "normal" no incluiría un ensayo acerca de países que no mataron judíos ni pudieron ser cómplices ni tuvieron la cercanía inmediata para salvarlos. El ensayo, está basado en dos trabajos de Avni publicados en otros lugares. Avni, demás está decir, es el padre de la historiografía judía de América Latina. Aquí demuestra una vez más su fina calidad de historiador que no tiene vida fácil. Como él mismo lo enuncia, el propósito de su estudio es delinear algunos criterios básicos para el estudio de las posibilidades y la disposición de los países de América Latina para el salvamento de judíos y la demanda de dicho salvamento por parte de los refugiados”. Estimo que la frase constituye un ejemplo de honestidad profesional y que cada historiador debería recordarla con frecuencia: Avni estudia las dos caras de la moneda y no sólo una y, por sobre todo, no especula con posibilidades que no surgen contemporáneamente del ámbito que estudia. De hecho, describe la historia de un trágico desencuentro.La segunda parte del libro será seguramente la más útil: términos, personas, lugares, países, organizaciones, todo lo que tenga que ver con el Holocausto, ordenado alfabéticamente para su fácil ubicación y con una definición concisa, muy clara y muy bien resumida.Los criterios para la inclusión o exclusión de términos en una obra de este tipo, son casi infinitos. La osadía de los autores consiste en adoptar alguno válido y llevar adelante la obra, a pesar de que siempre habrá quien critique. Personalmente, no sólo no critico sino que tengo sólo elogios: creo que las ampliaciones de mira son las justas: ni demasiado ni muy poco.Una grata sorpresa lo constituye el haber dado lugar a expresiones culturales, no sólo políticas o militares. Es obvio que quien quiera consultar deberá encontrar en una obra de este tipo hasta el más remoto campo de exterminio y todas las ciudades que fueron diezmadas. Pero no es tan obvio que tenga que tener también a Guebirtig, el trovador judío autor de hermosas canciones y matado por los nazis. El libro es de fácil consulta y guía al lector neófito mediante claras señales y referencias cruzadas. Entre los apéndices que presenta, el de la cronología es una ayuda útil, pero seguramente será la selección bibliográfica el más apreciado ya que contiene una larga lista actualizada de libros y documentos relacionados al Holocausto, en castellano. El apéndice está dividido por temas específicos, lo que ayuda mucho a localizar la bibliografía que el lector necesita. Una obra imprescindible para cumplir con la primera parte de la consigna: ``No olvidar, no perdonar´´.
Comments: Post a Comment

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?